Sin categoría

Artista sin brazos: “No creo que el Señor me haya quitado algo. Él me pensó así

Artista sin brazos: “No creo que el Señor me haya quitado algo. Él me pensó así

Radio Fe y Vida

1 Agosto, 2017

La artista italiana Simona Atzori ha superado grandes barreras gracias al “ amor, la confianza y el empeño de su familia” y explica que a pesar de nacer sin brazos “las dificultades han sido oportunidades para superarse, para crecer”, convirtiéndose en un reto que no termina nunca.

“Desde que nací, mis padres sabían que mi vida sería distinta a la del resto de niños, pero ellos trabajaron para que fuera diferente en sentido positivo. Lucharon para hacerme fuerte y para que entendiera que mi vida era igualmente válida e importante y que podría aprender a hacer lo mismo que los demás, tan solo que yo lo haría con los pies”, señaló a ACI Prensa.

La bailarina, pintora y autora de su libro testimonio “¿Qué te falta para ser feliz?” publicado recientemente en español, asegura que la fe que ha vivido en su familia y el grandísimo aprecio al “regalo de la vida” ha sido fundamental para ella.

“No creo que el Señor me haya quitado algo, sino que Él me ha pensado así. Me ha querido tal como soy y por eso doy gracias por el don de mi vida pintando, bailando y creando con todo lo que supone comunicar. Mi modo de dar gracias a Dios es a través del arte”.

Simona desde pequeña aprendió a valerse por sí misma y asegura que todavía hoy, con 42 años, ese aprendizaje no ha terminado y recalca que el apoyo de su familia ha sido fundamental para aprender a superar las dificultades: “mi madre me dijo una vez que ella entendía que había nacido para ser mi madre”.

“A pesar de que la sociedad podría ver un límite en mí, no podía –ni puedo– dejar que me lo impusieran, porque si hubiera dejado que me dijeran que no podía hacer algunas cosas, no habría conseguido nada de lo que he logrado hasta ahora”, aseguró a ACI Prensa.

Actualmente Simona dirige la compañía de danza clásica Simona Art Dance Company y entre sus logros destacan la inauguración de los Juegos Paralímpicos que se celebraron en Turín (Italia) en 2006, recorrer el mundo con sus espectáculos de danza y exposiciones de cuadros que pinta con los pies.

Su capacidad artística le ha llevado a regalar un retrato pintado por ella a San Juan Pablo II y al Papa Francisco.

La artista italiana Simona Atzori ha superado grandes barreras gracias al “ amor, la confianza y el empeño de su familia” y explica que a pesar de nacer sin brazos “las dificultades han sido oportunidades para superarse, para crecer”, convirtiéndose en un reto que no termina nunca.

“Desde que nací, mis padres sabían que mi vida sería distinta a la del resto de niños, pero ellos trabajaron para que fuera diferente en sentido positivo. Lucharon para hacerme fuerte y para que entendiera que mi vida era igualmente válida e importante y que podría aprender a hacer lo mismo que los demás, tan solo que yo lo haría con los pies”, señaló a ACI Prensa.

La bailarina, pintora y autora de su libro testimonio “¿Qué te falta para ser feliz?” publicado recientemente en español, asegura que la fe que ha vivido en su familia y el grandísimo aprecio al “regalo de la vida” ha sido fundamental para ella.

“No creo que el Señor me haya quitado algo, sino que Él me ha pensado así. Me ha querido tal como soy y por eso doy gracias por el don de mi vida pintando, bailando y creando con todo lo que supone comunicar. Mi modo de dar gracias a Dios es a través del arte”.

Simona desde pequeña aprendió a valerse por sí misma y asegura que todavía hoy, con 42 años, ese aprendizaje no ha terminado y recalca que el apoyo de su familia ha sido fundamental para aprender a superar las dificultades: “mi madre me dijo una vez que ella entendía que había nacido para ser mi madre”.

“A pesar de que la sociedad podría ver un límite en mí, no podía –ni puedo– dejar que me lo impusieran, porque si hubiera dejado que me dijeran que no podía hacer algunas cosas, no habría conseguido nada de lo que he logrado hasta ahora”, aseguró a ACI Prensa.

Actualmente Simona dirige la compañía de danza clásica Simona Art Dance Company y entre sus logros destacan la inauguración de los Juegos Paralímpicos que se celebraron en Turín (Italia) en 2006, recorrer el mundo con sus espectáculos de danza y exposiciones de cuadros que pinta con los pies.

Su capacidad artística le ha llevado a regalar un retrato pintado por ella a San Juan Pablo II y al Papa Francisco.


Además explica que sus dones no son solo para ella, sino “para tantas otras personas, a pesar de nuestras diferencias”. “Cada persona tiene unas carencias distintas, pero el sentido de la vida es superior a ellas”, apuntó.

Por eso explica que en ocasiones ha tenido que hablar con padres cuyos hijos sufrían con algún tipo de discapacidad. “Yo no soy quien para decirles qué tienen que hacer y qué no. Pero sí les animo a reflexionar sobre la importancia de la vida”.

“Les explico que si yo estoy aquí y he conseguido tantas cosas en mi vida es porque vale la pena vivirla, porque la vida tiene un grandísimo valor, el mismo que el de una persona que tiene todo en su sitio y de ello se dieron cuenta mis padres. No ha sido un camino de rosas, pero es posible”, insistió.

Simona cuenta su testimonio y de dónde saca toda la energía para vivir en su libro “¿Qué te falta para ser feliz?”

Fuente: AciPrensa Artista sin brazos: “No creo que el Señor me haya quitado algo. Él me pensó así” Por Blanca Ruiz

Comments are closed.

0
Connecting
Por favor espera...
Enviar un mensaje

Lo sentimos, no estamos en línea en este momento. Deja un mensaje.

* Tu nombre
E-mail
* Como te ayudamos
* Asunto
Inicia sesión ahora

¿Necesitas Complacencia? Ahorre tiempo al iniciar su solicitud en línea.

* Tu nombre
* Como te ayudamos
¡Estamos en línea!
Evalúa

¡Ayúdanos a atenderte mejor! No dude en dejarnos cualquier comentario adicional.

¿Cómo evalúa nuestra atención?